Casos de explotación laboral se han dado en todas las épocas y países, el abuso de algunos empresarios sin escrúpulos hacia los trabajadores se ha ido controlando gracias a los reclamos de los empleados, la fuerza de los sindicatos y la refrendada de los derechos laborales mediante decretos legislativos. La progresiva mejora de las condiciones laborales se ha conseguido a lo largo de muchos años de lucha por parte de los trabajadores, en este sentido la sociedad ha avanzado mucho en las últimas décadas, aunque queda todavía mucho por hacer.

En muchos sectores empresariales se cometen actos tan injustos como ampliar el horario de trabajo incumpliendo los convenios, contratos y la legislación vigente de cada país. Todos conocemos a algún familiar o amigo al que le hacen trabajar más horas de las pactadas, a excederse en las funciones para las que se le ha contratado e incluso en algunos casos ni siquiera pagarle como horas extra aquellas que le corresponden por ley. El problema se ha mantenido en mayor o menor medida a lo largo de muchos años fruto de la mala fe con la que se comportan algunos empresarios.

Casos tales como contratar a media jornada para luego hacer que el trabajador realice sus labores como si de una jornada completa se tratase, o que un empleado realice sus tareas sin contrato es conocido por todos, por suerte son una minoría de casos y las administraciones públicas siguen muy de cerca a quienes incumplen con la legislación laboral de cada país. Las sanciones pueden ser millonarias en caso de que un empresario cometa algún delito laboral tipificado en la legislación vigente.

El empleado en estos casos suele sentirse desamparado consciente de que si denuncia cualquier abuso o incumplimiento por parte del empleador puede ser despedido y perder los ingresos que le permiten su sustento e incluso el de su familia. El trabajador se encuentra en una situación muy vulnerable porque de sus ingresos depende su estabilidad y la de su familia motivo por el cual en la mayoría de ocasiones prefiere someterse a una condiciones de trabajo del todo injustas y en algunos casos ilegales.

 

Teletrabajo, trabajo a distancia

El teletrabajo

La pandemia ha obligado a millones de ciudadanos a confinarse en sus domicilios durante mucho tiempo, algunas empresas han optado por el teletrabajo para mantener la activida