La tipografía es, hoy por hoy, un aspecto indispensable que no se debe obviar al diseñar un sitio web, pues resulta ser un elemento clave para lograr el éxito, cualquiera que sea el propósito de tu web. Actualmente existen miles y miles de estilos tipográficos que te brindan múltiples alternativas.

La letra es un mecanismo clave para un buen diseño. ¿Sabías que una tipografía puede marcar gran influencia en el sentido del texto? Cada una de las letras, formas y colores que uses transmitirá algo diferente, positivo o negativo a tu cliente. Todo depende del estilo que utilices.

La tipografía representará, por así decirlo, el vestuario que le pondrás a tu web. Le dará la personalidad que necesita. Cuidar la fuente, la combinación de los colores u otros elementos como la alineación son una manera de definir lo que deseas transmitir. Según Kevin Larson, un eminente investigador de la tipografía, también psicólogo si un sitio web provoca agotamiento ocular o demanda demasiado esfuerzo de los lectores, es probable que eviten el sitio y asocien este sitio con algunas emociones negativas.

Similar al arte, con la tipografía se logra transmitir determinadas emociones y conceptos. Las hay elegantes, sencillas, informales, divertidas. Úsalas bien y obtendrás la recompensa.

Una buena tipografía ayuda al diseño y crea una identidad propia a tu web.

La elección de la tipografía correcta irá en correspondencia con el objetivo de tu sitio web. Ten en cuenta, que debe ser bien legible, pues en algunos equipos, la lectura podría ser un poco compleja. ¡Y la intención es llegar a la máxima cantidad de público!

La tipografía es comunicación, por eso cada una de las fuentes que elijas tendrá un significado propio e individual. Significado que será transmitido a tu web en general. Elige tipos de letras con los que se identifiquen tú y tu sitio web. ¿Te cuento un dato que te va a interesar? Según un estudio realizado, se llegó a la conclusión de que existen tipos de fuentes que proporcionan mayor confiabilidad y seguridad a las personas. ¡No es una locura! Los diseños no se han inventado en vano, cada uno tiene un significado y un sentido implícito que todos consciente o inconscientemente percibimos. Es decir, puede que la información sea la misma, pero teniendo en cuenta la tipografía la percepción podría cambiar. Según la elección que hagas en tu sitio web, este cambio será positivo o negativo.

Recuerda, si tu texto es complejo de leer, los usuarios desistirán y buscarán otro sitio. ¡No permitas que esto pase!

Entre tantos sitios web en la actualidad, hay diversos sitios web que basan sus tipografías en la combinación de las mismas. Son múltiples las ventajas que esta estrategia posee pues permite, entre otras cosas, que el diseño sea más “amigable” para el usuario y evita tener que usar otros elementos como imágenes que podrían enlentecer la página web en sí.