De entre todas las disciplinas del marketing digital la de posicionamiento web es sin duda una de las más difíciles, apasionantes y técnicas. Las agencias de marketing implementan cada año innumerables recursos para optimizar las páginas web de sus clientes.

El posicionamiento web consiste en aplicar técnicas y estrategias SEO con el objetivo de hacer visible una página web, tienda online o cualquier plataforma digital en el buscador de Google.

¿Qué se entiende por hacer visible?, la respuesta es posicionar un sitio web entre las 20 primeras en el buscador más utilizado, el buscador de Google. Dicho buscador es líder indiscutible en cuanto a número de consultas a nivel internacional, con más de un 90% del total.

El primer paso es el de análisis de los principales parámetros SEO, si el proyecto ya está creado se inicia el trabajo con una auditoría que comprende indexabilidad, usabilidad y popularidad.

La primera de ellas se basa en analizar la saturación de url indexadas respecto a las que tiene el sitio web. Medir el número de páginas indexadas es el primer dato que un experto en SEO toma para ver en qué situación está una página web respecto a sus competidores.

El segundo trata acerca de la experiencia del usuario, no todos los procesos se basan en cuestiones técnicas y enfocadas únicamente en los robots de Google.

Es importante tener en cuenta que el objetivo es siempre el usuario, por lo tanto es crucial hacer que tenga una buena experiencia cuando navega por la página web o tienda online.

Para conseguir que los visitantes del sitio web tengan una experiencia satisfactoria es vital que puedan acceder con facilidad a las diferentes categorías y que la información o producto que buscan se encuentren a menos de 5 clics.

Una página web bien estructurada, con una categorización clara y de fácil compresión es la base para que los usuarios localicen la información que buscaban en Google.

La popularidad tiene que ver con factores denominados off-page, esto significa que la página web tenga la notoriedad suficiente para que Google le dé un valor mayor respecto a los principales competidores del proyecto digital.

Para aumentar la popularidad de una página web, tienda online o blog, es necesario que intervengan factores externos tales como redes sociales o plataformas digitales. Los titulares de estas plataformas reportarán menciones del sitio web y en su mayoría las acompañarán con enlaces hacia el sitio web, Google considera estos enlaces como votos positivos o recomendaciones.

En función de la autoridad de la fuente desde donde provienen los enlaces y de los enlaces de terceros que apuntan a estas plataformas junto con otros factores SEO, el buscador de Google creará un ranking de urls para responder a sus usuarios con resultados satisfactorios.

Esto se traduce en que Google buscará siempre que los usuarios de internet que realizan consultas en su buscador encuentren la mejor información posible.

La estrategia de Google es que quienes realizan consultas en su buscador tengan la mejor experiencia posible para que sigan confiando en realizar más consultas.

Para posicionar páginas web no hay fórmulas mágicas, es tan sencillo como tener nociones de SEO y dedicarle el máximo tiempo posible al proyecto.

Saber como editar el código fuente de un sitio web, conocer el significado y finalidad de las meta etiquetas y realizar un detallado análisis previo serán los primeros pasos para lograr que una página web se posicione entre las 20 primeras a medio plazo.

A largo plazo el objetivo de tod